Inicio Política México ofrece Asilo Político a Evo Morales

México ofrece Asilo Político a Evo Morales

0

El canciller, Marcelo Ebrard, asegura que al menos 20 funcionarios afines al líder boliviano han sido recibidos en la Embajada de La Paz.

México ha calificado como un «golpe de Estado»la dimisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, tras perder el apoyo del Ejército, ya que jefe del Mando Militar de las Fuerzas Armadas del país, Williams Kaliman, le había «sugerido» públicamente que renunciara al cargo. «El ejército pidió la renuncia del presidente y eso violenta el orden constitucional en ese país», dijo en rueda de prensa el lunes el secretario (ministro) mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

«México mantiene el reconocimiento al gobierno legítimamente electo hasta el término de su periodo. El presidente de Bolivia electo, de acuerdo con la constitución de Bolivia, para terminar su periodo en enero de 2020 es Evo Morales», señaló Ebrard en compañía del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. «Presentó una renuncia para evitar una guerra civil, es lo que dijo ayer después de que el ejército saliera y dijera: ‘Queremos la renuncia del presidente’. Esos son los hechos», añadió el canciller para fijar la postura del gobierno mexicano sobre la compleja situación que vive Bolivia.

El domingo Ebrard ya había informado de que México otorgaría asilo a Evo Morales si así lo pidiera. «México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofreceríamos asilo también a Evo Morales», dijo el secretario de Relaciones Exteriores en Twitter.

«Reconocemos la actitud responsable del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien prefirió renunciar a exponer a su pueblo a la violencia», dijo por su parte López Obrador, quien indicó que el gobierno de México dará a conocer ampliamente su postura el martes.

Morales hizo pública su renuncia el domingo en un mensaje televisivo durante el cual denunció un «golpe cívico» contra su gobierno. A su vez, cargó contra el expresidente boliviano Carlos Mesa (2003-2005) y el opositor Luis Fernando Camacho por haber instado un golpe para obligarlo a abandonar el poder. «No queremos enfrentamientos», dijo Morales, quien aseguró que renunciaba para intentar lograr la «pacificación de Bolivia y que vuelva la paz social».

Dejar un comentario

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre acá