Inicio Sociedad Para todos sus amigos a Martín Licata lo asesinaron

Para todos sus amigos a Martín Licata lo asesinaron

119
0

Romina Rocha, periodista y amiga de Licata.

Romina Rocha es editora de La Batalla Cultural donde Martín Licata solía publicar sus escritos. La compañera y amiga del joven que apareció muerto el sábado aseguró que “para todos nosotros a Martín lo asesinaron, esto no fue un accidente, había una denuncia y el cuerpo apareció mucho después, recién cuando empezamos a ejercer presión mediática aparecieron los datos y al rato ubicaban el cuerpo, no hubo voluntad de hacer las cosas bien de entrada y eso nos tiene de mínima atando cabos”, expresó.

Por caso, hace dos meses Licata protagonizó un episodio cuando regresaba de una asamblea de La Alameda y fue golpeado en la calle por desconocidos. “Hubo una agresión previa que cobra relevancia en este contexto, nadie va y pega porque sí”, apuntó Rocha. Este hecho se suma a la llegada de una foto de su cadáver al celular de sus amigos y compañeros, ayer a la tarde. “Fue un morbo espantoso que salió directamente de quienes estaban haciendo las pericias, a la par de que un sitio de derecha difundía los detalles de cómo lo habían encontrado ahorcado, nos pareció creíble precisamente porque imaginamos que tienen vínculos con la policía”, explicó.

Rocha agregó que lo que los alarma es que esa foto haya pasado por muchas manos. “Me la mandó un comunicador de otro medio, la policía que estaba haciendo la autopsia ayer a la tarde sacó la foto, salió de un teléfono a una computadora donde le blurearon (borraron levemente) la cara y volvió a salir, enseguida pensamos en el caso de Santiago Maldonado cuando se difundió la foto del cadáver. Fue horrible, la madre aún no había llegado a la Morgue. Un morbo absolutamente innecesario, eso nos subió la susceptibilidad por el tratamiento del caso. Y sobre el sitio, decimos de derecha por decir anti pueblo, de esos que se ponen contentos porque hay un zurdito menos”, agregó la comunicadora.

Por otra parte, Rocha señaló que “estamos con la familia, no nos interesa la primicia sino la certeza, así el laburo colaborativo logró difundir qué hacía Martín, por qué lo queríamos tanto, uno lo lee y ve la lucidez que tenía. Más allá de que escribía en redes, lo trataron como un colega aunque no fuera profesional, despertó sensibilidades. Era un amigo, un compañero de nuestro espacio, militante donde escribimos dando la batalla cultural que es la lucha por el buen sentido”.

–¿Martín había tenido amenazas?

–Los que trabajamos en redes sabemos que cuando no les gusta algo son capaces de ir desde el insulto hasta la amenaza, nos pasa a los que      manejamos comunicación popular. Martín tuvo amenazas, como hemos tenido todos, que uno las bloquea y queda ahí, pero muy distinto es que haya pasado esto, por eso decimos que en este contexto todo es relevante. No militaba en ninguna agrupación política aunque participaba de espacios de militancia de todo tipo. Por eso había ido a La Alameda. Ese día terminó hospitalizado y hay una investigación, no sabemos si fue un vecino o quien, sí que no le robaron nada. La familia salió a aclarar que no se trató de policías de civil pero Martín manejaba otra teoría. En términos de dilucidar qué le pasó ahora todo es importante, desde un mensajito de Facebook hasta una piña de un vecino, si fuera así.

–¿Cómo era él?

–Muy tranquilo y reservado, salía con una chica con quien se estaban conociendo. Era un pibe discreto, le gustaba mucho leer y observar la realidad para luego teorizar en profundidad. Quería entender el mundo y los intereses que lo mueven, quería explicar lo que él veía para generar reflexión y pensamiento crítico. Era muy lúcido, determinado y centrado en sus ideas, un buscador de la verdad y un tipo comprometido con la sociedad y la transformación desde la conciencia y el discernimiento. Nos ayudó siempre a expandir ideas, pero además le ponía el corazón a lo que hacía. Le gustaba discutir, pero tenía sus límites. Cuando veía que no podía llegar a un entendimiento, no seguía insistiendo, pero siempre dejaba en claro su posición. Nosotros publicábamos algunos de sus escritos en la fan page y otros en nuestra revista digital. También colaboraba con otros espacios, revistas y páginas. Era un teórico y un ensayista de la hostia, pero además era generoso, solidario y buen compañero. Medios de la facultad y algunos del exterior que levantaban su material. Era un marxista leninista con conciencia de clase e identidad nacional bien definidas.

–La versión de que murió durante un juego sexual le da sentido una muerte accidental. ¿Ustedes lo descartan?

–No nos cambia en nada si le gustaba o no hacer esas cosas, es su vida íntima. No nos cambia la percepción de que se nos fue un tipazo que tenía todavía un millón de cosas por hacer. Dado el contexto en que están persiguiendo a grupos minoritarios, que nos están mirando los perfiles, que nos ataca un ejército de trolls y hay compañeros que tienen el teléfono intervenido. No es una situación de normalidad democrática desde hace tiempo y por eso se nos disparan todas las alarmas. Y más por los temas que abordaba Martín. Por eso no descartamos nada, pero nos atenemos a lo que sea la investigación de la causa. Es una persona, no estamos hablando en abstracto, sólo queremos saber qué le pasó.

FUENTE: PÁGINA 12

Dejar un comentario

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre acá